Don Piso, hasta hace poco el mayor agente inmobiliario de España, se vio obligado a buscar protección de sus acreedores, siguiendo los pasos de su empresa matriz Habitat Inmobiliaria, una de las mayores promotoras de España.

En el pico de su expansión en 2006, Don Piso tenía 260 sucursales en España, 140 de las cuales eran operaciones de franquicia. Pero cuando el mercado inmobiliario español comenzó a enfriarse, Don Pisò pronto se encontró en problemas. El diario español “La Vanguardia” informa que Don Piso perdió 444 millones de euros en 2007, y con las ventas en 2008 por debajo del 60%, se vio obligado a cerrar todas sus oficinas y cambiar a un modelo de franquicia.

Don Piso, que pertenecía al Grupo Ferrovial, promotor y constructor que cotiza en Madrid (y también propietario de BAA en el Reino Unido), se cambió a Habitat en Barcelona en 2006 cuando Habitat compró la división inmobiliaria de Ferrovial por 2.200 millones de euros.

Gimiendo por el peso de sus deudas e incapaz de cumplir con sus compromisos económicos, Hábitat presentó la semana pasada a la administración, una solicitud que fue concedida por el juez ayer. Esto obligó a Don Piso y otras 6 empresas de Hábitat a buscar protección también de sus acreedores.

LEER  Un estilo de vida de lujo es más barato en España que en casi cualquier otro lugar del mundo, encuentra una nueva relación