Construido en el boom pero nunca vendido viviendas en la costa española

Las ventas de viviendas, las aprobaciones hipotecarias y la confianza del consumidor se están recuperando, pero aún persiste el problema del exceso concentrado en áreas de baja demanda, según un nuevo informe de la consultora inmobiliaria Acuña y Asociados. Incluidas las ejecuciones hipotecarias bancarias, el mercado inmobiliario español todavía tiene 1,36 millones de propiedades vacantes en busca de un comprador, frente a los 1,7 millones de 2010.

Acuña y Asociados estima que los bancos españoles tienen 973.000 propiedades a la venta. Más terreno para 1,5 millones de viviendas nuevas, aunque un gran porcentaje de estos lotes nunca se construirán debido a la mala ubicación o calidad.

Acuña y Asociados muestra cómo la oferta de viviendas en venta se acumuló al inicio de la crisis inmobiliaria española, provocada por la sobreconstrucción y la caída de la demanda. Alcanzó su punto máximo en 2010 con 1,7 millones de propiedades en el mercado y desde entonces se han vendido 348.000 propiedades: nueva construcción y reventa. Al cierre de 2016, había 1,36 millones de viviendas sin vender gracias a la disminución del número de inmuebles terminados y a la mejora de la demanda.

De este stock combinado de nueva construcción y reventa, los bancos poseen 128.000 nuevas propiedades y 260.000 propiedades de reventa, dejando 976.000 en manos de desarrolladores, propietarios privados y otros agentes del mercado. Las acciones de viviendas estarán cortas primero en Madrid, Barcelona, ​​Islas Baleares, Islas Canarias y Málaga. En estas zonas, el stock de viviendas de nueva construcción se agotará primero, en menos de tres años, como será el caso de la mayoría de los centros turísticos de la costa española.

LEER  El procedimiento correcto para lidiar con problemas de deudas inmobiliarias en el extranjero

Mercado inmobiliario de dos velocidades

Los precios inmobiliarios españoles aumentaron a nivel nacional un 2,4% el año pasado, aunque la cantidad real dependió de la provincia y los mercados locales. Por ejemplo, los precios cayeron en 25 de las 52 provincias de España, donde la recuperación aún no se ha materializado debido a la debilidad de la demanda y al elevado número de viviendas en el mercado.

Los precios de la vivienda han experimentado una recuperación más rápida en las grandes ciudades y zonas costeras como Baleares, Barcelona, ​​Madrid, Málaga y Canarias. Los precios aquí están aumentando entre un 3,8% y un 5,6% en promedio. En el otro extremo de la escala, las mayores caídas de precios se produjeron en Soria, Palencia, Álava, Orense y Navarra con descensos de entre el 1,9% y el 3,5%.

Previsión del mercado residencial

El bajo crecimiento de la población conducirá a una disminución gradual de la demanda a partir de 2020, dice Acuña y Asociados. Hasta entonces, la demanda reprimida que se encendió durante la crisis de la vivienda impulsará las ventas. Alrededor de 433.000 propiedades se venderán a finales de este año, un 15% más que el año pasado, pero el crecimiento será más moderado hasta 2019.

Acuña y Asociados espera una demanda neta de 99.000 viviendas nuevas este año, un 22% más que el año pasado, y espera un crecimiento continuo durante los próximos dos años. La demanda de propiedades de reventa crecerá a 334.000 viviendas este año. A medio plazo, las ventas se ralentizarán a medida que la demanda disminuya en consonancia con las fuerzas del mercado.

LEER  Contratos de compraventa de inmuebles en España durante la crisis del coronavirus

La compañía espera ventas anuales de 150.000 propiedades durante los próximos tres años. El pronóstico de saturación disminuirá de 1.36 millones en 2016 a 907,000 en 2019. Durante el período de tres años, el número de casas de nueva construcción a la venta caerá un 16% de las 391,000 unidades actuales y el inventario de reventa podría disminuir un 40% de las 973,000 disponibles en 2016.