Los entresijos de las rebajas

Las de enero! ¡Las de verano! ¡El Black Friday!

¿Quién no ha dicho “no pienso ir a las rebajas” pero ha terminado entre la multitud comprando algo porque está “muy bien de precio”? Pero probablemente también muchas personas os sintáis identificadas con la situación siguiente: ver un producto la semana antes de las rebajas, pensar “la semana que viene vengo y lo compro, que me ahorraré unos eurillos” y voilà, en el período de rebajas ese producto ya no está. O quizá sí está, pero el precio rebajado coincide con el precio que viste la semana anterior y, sin embargo, en la etiqueta consta que antes se vendía más caro de lo que tú viste hace unos días. ¿Y las devoluciones? ¿Nunca has comprado un producto rebajado y te han advertido de que no vas a poderlo devolver, y te has marchado dudando si eso era legal?

Hoy trataré de aclarar un poco estos conceptos, para que dejen de tomarte el pelo ciertos establecimientos.

¿Qué son las rebajas?

Tal y como define la Ley del comercio minorista, se entiende que existe venta en rebajas cuando los artículos objeto de la misma se ofertan, en el mismo establecimiento en el que se ejerce habitualmente la actividad comercial, a un precio inferior al fijado antes de dicha venta. No cabe calificar como venta en rebajas la de aquellos productos no puestos a la venta en condiciones de precio ordinario con anterioridad, así como la de los productos deteriorados o adquiridos con objeto de ser vendidos a precio inferior al ordinario. Las ventas en rebajas podrán tener lugar en los periodos estacionales de mayor interés comercial según el criterio de cada comerciante. La duración de cada periodo de rebajas será decidida libremente por cada comerciante. 

Así, vemos que es imprescindible que sean productos de los que se venden habitualmente, en los cuales conste el precio habitual y el precio rebajado.

¿Cómo sé que la tienda está en rebajas?

Como acabamos de determinar, el período lo elegirá el comerciante, pero deberá exponerlo de forma visible y clara para los usuario y consumidores, con carteles en su establecimiento, indicando el día de inicio y el de finalización de las rebajas y los porcentajes rebajados de cada producto, o el precio original y el final de los mismos.

¿Puedo devolver un producto comprado en época de rebajas?

La política de devoluciones de cada establecimiento debe ser público y claro en todo momento. Si una tienda decide modificarlo expresamente en período de rebajas, debe poner dicha información a disposición del usuario. Por ello, es importante que nos informemos antes de realizar las compras. Debemos tener en cuenta que podrían ofrecernos vales descuento en vez de la devolución del dinero, excluir de la posibilidad de devolución productos concretos (por ejemplo, vestidos de fiesta) o limitar la devolución a un máximo de días. Para que lo sepamos, los establecimientos no están obligados legalmente ni a cambiarnos los productos ni a devolvernos el dinero si un producto está en perfecto estado pero no nos gusta. Ambas conductas suelen darse por buena práctica, pero ninguna de ellas es obligatoria y muchos comercios las excluyen expresamente en período de rebajas.

¿Tienen garantía los productos comprados en época de rebajas?

La Ley de defensa de Consumidores y Usuarios establece la garantía de los productos que, actualmente, se fija en dos años para los productos nuevos y un año para los de segunda mano (estableciendo el plazo de 6 meses para que se presuma legalmente que el producto era defectuoso). Esta garantía opera tanto en productos comprados fuera del período de rebajas como en productos rebajados. Nunca podrán vendernos un producto en un comercio sin garantía.

¿Qué sucede con los productos con taras o de temporadas pasadas?

En ningún caso, tal y como hemos observado en la explicación de “¿qué son las rebajas?”, podrán vendernos como producto rebajado aquello que esté defectuoso o sea de temporadas pasadas. La Ley del comercio minorista diferencia entre las rebajas, las promociones, la venta de saldos, la liquidación y el obsequio o prima.

¿Puedo pagar con tarjeta los productos que compro rebajados?

La política de ventas de cada establecimiento debe ser público y claro en todo momento. Si una tienda decide cambiarlo expresamente en período de rebajas, debe poner dicha información a disposición del usuario. Por ello, es importante que nos informemos antes de realizar las compras. Por ejemplo, los establecimientos no están obligados legalmente a aceptar pago con tarjeta, pero si lo aceptan durante todo el año y/o así lo anuncian con carteles en su tienda física, no pueden excluir dicha forma de pago en el período de rebajas.

¿Cuánto deben descontar para que se considere producto rebajado?

Por suerte o por desgracia, la ley no establece un mínimo, así como tampoco un máximo. Lo que sí establece es que deben constar de forma clara y visible el precio original y el rebajado.

¡Sobre todo, guardemos siempre la factura de compra, porque será nuestro mejor seguro!

Deja Una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.