Los condenados por abuso sexual en los San Fermines de 2016, aka La Manada, y su puesta en libertad.

 

No, no me gusta llamarlos “La Manada”, porque me indigna que se los pretenda relacionar con los demás animales de esta forma tan despectiva, en un acto tan atroz, cuando representa que ellos forman parte de la especie más “avanzada”, “racional”, y todo eso.

Estoy harta, como suele pasarme cuando se dan este tipo de sucesos jurídicos, de leer prensa sensacionalista con titulares para nada fieles a la realidad, que solo buscan la portada fácil y el “RT” o el “compartir” compulsivo por parte de las personas usuarias de redes sociales. Me parece un tema muy interesante, como persona, como mujer y como jurista, y quiero fervientemente que estés informado/a de lo que sucede con un mínimo de rigor.

Así, te cuento resumidamente qué ha sucedido, para que hablemos con algo de propiedad:

  • Se condenó a estos cinco individuos, el pasado mes de abril, a 9 años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento, por los hechos perpetrados el 7 de julio de 2016 en Pamplona, durante los San Fermines (además del maltrato animal, le sumamos estos actos a la “preciosa festividad”).

 

  • La Audiencia de Navarra acaba de decretar la prórroga de la prisión provisional para los cinco individuos, pero les da la posibilidad de eludirla si pagan una fianza de 6.000 euros.

 

 

  • Además del pago de esa fianza, deberán cumplir, para eludir la prisión provisional, otras medidas cautelares como la comparecencia tres días por semana en el juzgado de guardia de la localidad en la que vivan, la retirada del pasaporte, la prohibición de comunicación con la víctima, la prohibición de acceder a la Comunidad de Madrid (por ser donde vive la víctima), la prohibición de viajar fuera de España sin permiso judicial y la obligación de mantener al Juzgado informado en todo momento del domicilio en el que pueden ser encontrados y de su teléfono de contacto.

 

  • El Presidente de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, Don José Francisco Cobo, ha emitido su voto particular discrepando con el contenido de este Auto, abogando por la prórroga de la prisión provisional hasta que cumplan, los cinco individuos, la mitad de la pena a la que fueron condenados, es decir, cuatro años y seis meses.

 

  • Uno de los motivos en los que se apoyan los jueces que han tomado la decisión de ofrecer a los cinco individuos la oportunidad de eludir la prisión provisional cumpliendo ciertos requisitos, es que consideran que no existe un real y concreto riesgo de fuga por su parte, motivo por el cuál debe primar el derecho a la libertad y debe evitarse que se fuguen con medidas menos drásticas e invasivas, como son las impuestas como cautelares.

 

  • También consideran, dichos jueces, que la pérdida del anonimato de los condenados “hace poco menos que impensable” el riesgo de reiteración delictiva, otro motivo por el cuál no consideran que sea particularmente peligroso, por lo visto, ofrecerles la libertad como opción tras lo ocurrido en 2016 y tras los hechos que se están investigando, de cuatro de los cinco individuos, ocurridos en Pozoblanco y que podrían ser análogos a los de Pamplona, pero cuya instrucción todavía no ha esclarecido nada.

 

 

  • Asimismo, el Tribunal considera que pueden garantizar la tranquilidad y el sosiego a la víctima con estas medidas más “light”, sin necesidad de privarlos durante años de libertad a los cinco, puesto que afortunadamente viven a 500 km de ella.

 

  • Por último, tampoco consideran que exista riesgo de que, una vez puestos en libertad, manipulen pruebas o testigos que dificulten la investigación, puesto que ya hace dos años de los hechos ocurridos y “toda investigación que debiera hacerse, ya está hecha”.

 

Y ahora, saca tus propias conclusiones y si te animas, déjamelas en un comentario. Quiero saber qué opinas, ahora que has podido leer la información jurídica real, su argumentación resumida y cuál es la actualidad en este asunto.

Sé que es un tema que nos enfurece, pero te pido que hables con todo el respeto que la situación te permita, como intento hacer yo. No quiero que este espacio se llene de odio, sino de debate y de apoyo a las víctimas que puedan estarnos leyendo y de inspiración a juristas, que podemos vernos y nos vemos inmersos/as en temas que nos remueven las tripas a menudo.

    4 Comentarios

  1. Rosa
    22 junio 2018
    Responder

    O sea, q si quedan en libertad bajo fianza es porque no ven riesgo de fuga, por lo q se puede llegar a pensar q van a la carcel para no fugarse, y no para pagar por el delito q han cometido.
    Muy coherente todo. Sí señor

  2. Julio
    22 junio 2018
    Responder

    Efectivamente, “manada” no es un nombre apropiado, porque los animales no se agrupan entre ellos para cometer delitos, sino por ser seres sociales que tienen ese modo de vida.

    Algunos de los argumentos que dan los jueces me parecen muy endebles. No soy capaz de valorar si existe riesgo de fuga o de destrucción de pruebas o entorpecimiento de la investigación. Pero lo que no entiendo es que se diga que no hay riesgo de reiteración delictiva debido a la pérdida del anonimato, ya que perfectamente se puede cometer una violación procurando que la víctima no pueda reconocer o tenga dificultad para hacerlo a los violadores. Es más, en muchos casos el asesinato de la víctima es la forma que tiene el delincuente de garantizar que no va a ser denunciado.
    Por otra parte, la medida de prohibirles ir a la Comunidad de Madrid, donde reside la víctima, parece un poco absurda, ya que los acusados pueden cometer el mismo presunto delito en cualquier otra parte del territorio. Esta media tendría sentido si hubiese una relacón especial entre ellos y la víctima, como ser pareja, etc, pero no es así y no se puede asegurar que no se vaya a cometer otra violación con una víctima distinta.
    Esta medida de dejarlos en libertad complica innecesariamente la vida de la víctima y la de muchas otras mujeres que ahora temen que se pueda repetir el delito con otra mujer.
    Saludos

  3. Raquel M
    22 junio 2018
    Responder

    A mí me da la sensación de que los jueces están intentando justificar su intención más de liberarlos que de condenarlos por lo que han hecho. Debería ser al revés. No veo que eso sea lo común además. Es muy raro para mi gusto

  4. Pilar
    23 junio 2018
    Responder

    El riesgo de fuga y de acercarse a la víctima no lo discuto, pero con lo mediático que ha sido el tema, yo pienso que hasta por ellos mismos deberían de estar entre rejas y que pase el tiempo porque está tan fresca la cosa que la gente está deseando cogerlos. Mira donde yo vivo es una ciudad pequeña, hace un par de meses un chico en redes sociales amenazó a otra chica diciéndole textualmente ” …como te coja por ahí te vas a enterar, lo de la Manada es un cumpleaños con lo que te voy a hacer yo…” entre otros insultos y demás. Pues hubo tal revuelo, que lo han trincado por la calle a esta persona y le han pegado una paliza. No me quiero ni imaginar lo que le espera a estos individuos con el tema tan fresco y polémico.

Deja Una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.