La donación a la ciencia de cadáveres de animales con los que vivimos

Autor: Sisib Universidad de Chile
Autor: Sisib Universidad de Chile

Introducción

Por todos es conocida la existencia de la posibilidad de donar tu propio cadáver a la ciencia, si así lo deseas como última voluntad. Dicho acto de entrega y altruismo es una buena forma de abandonar esta vida. Lo que no es tan conocido por todos nosotros es que también nuestros amigos y familiares no humanos pueden ayudar a los que vendrán después, si donamos su cadáver a la ciencia. Sí, podemos donar el cadáver de perros y gatos (por ahora, puesto que con el tiempo se ampliarán las especies) y permitir que futuros veterinarios se formen usando sus cuerpos, para además minimizar la experimentación (llamado investigación por quienes la practican, que parece que suena más bonito) en animales vivos.

¿Qué animales puedo donar y dónde irán a parar?

En España contamos con un equipo pionero en cuanto a la donación de cadáveres de animales no humanos. Dicho equipo ha ideado el Programa de Donación de Cuerpos de Animales, que se lleva a cabo en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) situada en Bellaterra. Para tramitar la donación, deberemos dirigirnos al Hospital Clínic Veterinari que se encuentra junto a la sede de la Universidad.

Este programa se inició en el año 2015 y ya ha sido elegido por muchos humanos para dar un final a sus perros y gatos queridos. Por el momento, se aceptan perros y gatos que no superen los 30 kg de peso y que sean pacientes de la clínica, para tener ellos acceso al historial médico. Además, no se admiten en el programa cadáveres de animales que sufrían enfermedades contagiosas que puedan poner en peligro a los estudiantes que van a trabajar con sus cuerpos sin vida.

¿Cuándo puedo donar?

Es muy importante que en el momento de practicar la eutanasia del animal o en el momento de su muerte, se rellene el formulario de donación para que el animal no entre en estado de descomposición mientras nos lo pensamos. Por ello, es una decisión que deberemos tener meditada y consultada con quienes consideremos oportuno con anterioridad al momento clave.

¿Cómo puedo donar?

Dicha donación será altruista y gratuita, esto es lo primero que quiero aclarar. En ningún caso se permite por la legislación vigente la venta del cuerpo del animal, así como no se permite la venta del nuestro propio. Tras ser conscientes de que la donación del cuerpo de nuestro animal querido no es un negocio ni una forma gratuita y rápida de deshacernos de él, sino una decisión que debemos meditar y con la que pretenderemos honrar su paso por la vida y la mejora de la sanidad animal en el futuro, procedemos a comunicárselo al veterinario en el momento de la eutanasia/muerte.

Debemos entender y aceptar que renunciamos, en ese acto, a saber qué destino tendrá el cuerpo. Cuando terminen con las investigaciones y los procesos que deban realizarle, el cuerpo será incinerado sin nuestra intervención. Por ello, la despedida de nuestro ser querido deberá producirse en el momento de la eutanasia, sin posibilidad de reclamar el cuerpo posteriormente.

Conclusión

Este programa, basado en otros dos ya existentes en los Estados Unidos, posibilita que con los cuerpos de animales que desgraciadamente ya han fallecido, puedan los alumnos de veterinaria formarse mejor y sin usar tantos animales vivos para ello. Bajo mi punto de vista, el objetivo sería al final, poder dejar de utilizar animales que aun no han fallecido. Además de eso, considero que es una forma muy digna de despedir a nuestros seres queridos haciendo que incluso tras su muerte, sigan mejorando la vida de alguien.

    2 Comentarios

  1. Barbie
    3 junio 2016
    Responder

    A mí esto me causa una lucha interna por lo siguiente: más de una vez se ha sabido cómo tratan en universidades y demás los cuerpos de humanos q se donan para aprender y me parece una falta de respeto absoluta aunque estén muertos. Sabiendo cómo funciona nuestra sociedad en cuanto a la nula consideración q se tiene a los animales, supongo q en esa circunstancia el trato sería aún peor, y vale, estarán muertos, pero no podría dormir pensando en cómo estarían tratando a quienes fueron tan queridos para mí.

  2. 5 junio 2016
    Responder

    Buenas “Barbie”,

    Entiendo perfectamente lo que comentas. De hecho, la pérdida de control sobre el cadáver es lo que a menudo frena a las personas a la hora de tomar esta decisión.

    Yo he tenido el placer de conocer personalmente al “cabecilla” de este proyecto, la persona que lo lidera, el Sr. Martí Pumarola, y creo que para quienes mueven este programa en la actualidad el respeto hacia los cadáveres de esos animales es muy importante. Solo lo menciono por si te tranquiliza un poco. Saludos.

Deja Una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.