El robo de perros para peleas clandestinas – La Razón

 

Los robos de perros en España han aumentado en un 50% en los últimos 10 años, aproximadamente.

No tenemos claro el motivo principal, pero entendemos que el boom de la compraventa por internet es uno de ellos, junto con la celebración de peleas clandestinas entre canes.

Los perros no tienen un gran valor económico si no son de raza y cachorros. De hecho, cuando interponemos demandas o denuncias en las que la cuantía del procedimiento es el valor de mercado del perro (sí, algo tan feo como eso) suele oscilar entre los 100 y los 350 euros, no más, salvo casos concretos. Así, las bandas organizadas (que ya existen) que se dedican a robar perros, suelen buscarlos de razas que estén de moda y lo más jóvenes posible. Posteriormente, lo revenden en páginas como milanuncios. com, segundamano.es y similares.

En este caso, no solo revenden animales robados, lo cuál es ya ilegal per sé, sino que ejercen la economía sumergida puesto que no están dados de alta ni en Seguridad Social, ni en Hacienda con el IAE correspondiente. Así, no emiten facturas, ni dan garantía, ni nada de nada.

Es difícil recuperar un perro robado, especialmente si lo ha hecho una banda especializada, puesto que ya cuentan con veterinarios que les cambian el chip (no los datos en si mismos, sino que les extraen del interior el que llevan y les implantan otro). Esto hace que a la dificultad de localizar al perro para poder luchar por recuperarlo, se le sume que si lo localizan, esté ya inscrito en el registro correspondiente según su Comunidad Autónoma, a nombre de otra persona. Aun así, no desfallezcas si estás pasando por ello. ¡Hay posibilidades!

Además de la reventa de animales, las peleas son otra finalidad que efectivamente conocemos.

Además de todo esto, también se utiliza a las hembras de raza, especialmente de raza pequeña y de los conocidos como perros potencialmente peligrosos, para criar indiscriminadamente y obtener, así, más beneficios tras su robo.

Todo esto es más fácil de evitar si no llevamos al perro suelto y, sobre todo, si no lo dejamos atado en las puertas de los establecimientos (lo que, dicho sea de paso, ya no debería hacer nadie, especialmente en ciudades).

Ojo que, además, se empezó hace unos años a robar también perros que se encuentran en terrenos y en fincas, por lo que debemos tenerlos con nosotros, dentro de casa, y estar al tanto cuando salen al exterior, sobre todo si vivimos en zonas más bien rurales o en zonas urbanas, en las afueras.

Las bandas organizadas suelen actuar en grupos pequeños, sobre todo de dos en dos, para que uno sustraiga al animal y el otro conduzca el coche en el que huirán. Se sospecha también que suelen robar en municipios en los que no actúan, para disuadir mejor la investigación policial al respecto.

Gracias a Irene, periodista de La Razón, por contar conmigo para redactar su artículo al respecto que, si no obtuvisteis en formato papel, podéis leer completo aquí.

Deja Una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *