El aturdimiento previo al sacrificio de animales en mataderos

chicken-624977_640

Introducción

El Reglamento (CE) n° 1099/2009 del Consejo, de 24 de septiembre de 2009, regula la protección de los animales en el momento de la matanza. Un tanto contradictorio para ciertos lectores el uso de “protección” y de “matanza” en el mismo objetivo de un Reglamento, ¿cierto? ¿Cómo logramos proteger a alguien en el momento en el que pretendemos arrebatarle su vida? Pues para parte de la sociedad, y así lo recoge el legislador europeo, es posible proteger a un animal antes de matarlo. Así, se trata de arrebatarle la vida produciéndole el menor dolor, estrés y sufrimiento posible. ¿El objetivo? No únicamente el de no ser cruel con los demás animales, sino también el de mejorar la calidad de su carne, que con los estudios realizados con el paso de los años se ha demostrado científicamente que se ve afectada según el bienestar que se le haya procurado al animal en cuestión tanto a lo largo de su vida, como en el momento de su sacrificio.

El presente Reglamento establece normas aplicables a la matanza de animales de granja para la producción de alimentos, lana, cuero, piel, etc. También fija normas aplicables a la matanza llamada “de emergencia” (por ejemplo fuera del matadero, tras un accidente del camión que los transportaba) y en el caso de control de enfermedades contagiosas. Por otro lado, no se aplica lo que establece el presente Reglamento a los animales sacrificados en experimentos científicos, actividades de caza, acontecimientos culturales o deportivos, y mediante eutanasia practicada por un veterinario, ni a las aves de corral y los conejos sacrificados para consumo personal (doméstico).

Entre otros, dicho reglamento regula el aturdimiento, algo de lo que la gran mayoría hemos oído hablar pero que pocos entendemos cómo se aplica. Según su artículo 2, el aturdimiento se define como “todo proceso inducido deliberadamente que cause la pérdida de consciencia y sensibilidad sin dolor, incluido cualquier proceso que provoque la muerte instantánea”. Veamos cómo logran eso los explotadores y los matarifes en los mataderos.

¿Es obligatorio el aturdimiento previo al sacrificio en Europa?

Tal y como nos indica el artículo 4 del Reglamento al que hago referencia en el presente escrito, sí es obligatorio en La Unión Europea aturdir previamente a los animales cuando van a ser sacrificados en el matadero. Dichos animales no podrán recuperar la consciencia ni la sensibilidad antes de ser sacrificados, sino se estará contraviniendo lo establecido en dicho Reglamento.

Cuando el método de aturdimiento utilizado (como veremos a continuación) sea de los denominados “simples”, que son aquellos que no causan la muerte instantánea del animal, deberá seguirse rápidamente con otro método de los que sí la causen, como alguno de los siguientes: el sangrado, el descabello (laceración del tejido nervioso central y la médula espinal mediante la introducción en la cavidad craneal de un instrumento en forma de vara alargada), la electrocución o la exposición prolongada a la anoxia (falta casi total de oxígeno en un tejido).

En el caso de animales que sean objeto de métodos particulares de sacrificio prescritos por ritos religiosos, no serán de aplicación los requisitos que comento en el primer párrafo de este apartado sobre el aturdimiento previo, siempre y cuando al menos su sacrificio sí se lleve a cabo en un matadero (ritos conocidos actualmente: Halal y Kosher).

Métodos de aturdimiento mecánicos

Uno de estos métodos, probablemente por todos/as conocido, es la pistola de perno cautivo. Corren por internet muchos vídeos (especialmente sobre individuos de la especie bovina) que son aturdidos mediante este método. Un perno, para que nos entendamos, es una pieza metálica cilíndrica, larga y de cabeza redonda, que se asegura por el extremo opuesto con una tuerca, una chaveta o un remache. Esta pistola puede ser de perno cautivo penetrante y de perno cautivo no penetrante. La diferencia que encontraremos es que la primera puede ser usada en mataderos con animales de todas las especies y la segunda solo con rumiantes para caso de sacrifico y para aves de corral, conejos y liebres para caso de sacrificio, vacío sanitario (evitar enfermedades contagiosas) y otras situaciones legalmente permitidas. Además, la pistola de perno cautivo penetrante causa daño irreversible, al contrario que la no penetrante. Por otro lado, ambas producen un aturdimiento simple, es decir, ninguna de ellas causa la muerte al animal.

Por otro lado, existe el arma de proyectil libre, que también causa daño cerebral grave e irreversible y que también puede usarse para todas las especies, en todo tipo de situaciones (sacrificio, vacío sanitario y otras). No así la trituración, otro de los métodos también muy famoso en las redes sociales, que se utiliza de forma obviamente irreversible para eliminar a los polluelos de hasta 72 horas y a los huevos embrionados.

Los otros dos métodos mecánicos permitidos por la legislación, son la dislocación cervical y el golpe contundente en la cabeza. Con el primero se causa una isquemia cerebral a aves de corral de hasta 5 kg de peso vivo en situaciones de sacrificio, vacío sanitario o en otras y, con el segundo método, se produce un daño cerebral grave a cochinillos, corderos, cabritos, conejos, liebres, animales de peletería y aves de corral de hasta 5 kg de peso vivo también en todas las situaciones: sacrificio, vacío sanitario y otras.

Métodos de aturdimiento eléctricos

Existen tres métodos de aturdimiento eléctrico: el limitado a la cabeza, el por electrocución cabeza-tronco y el de baño de agua eléctrico.

El primero de ellos, el aturdimiento eléctrico limitado a la cabeza, es un tipo de aturdimiento simple que consiste en la exposición del cerebro del animal a una corriente que genere una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma. Puede ser utilizado para todas las especies y puede usarse en todas las situaciones: sacrificio, vacío sanitario y otras.

El segundo, el aturdimiento por electrocución cabeza-tronco, es un tipo simple en caso de sacrificio. Consiste en la exposición del cuerpo a una corriente eléctrica que provoque al mismo tiempo una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma y una fibrilación o parada cardiaca. Como el método anterior, puede usarse en todas las especies y en todas las situaciones.

Por último, el baño de agua eléctrico, es un tipo de aturdimiento simple, a no ser que la frecuencia sea igual o inferior a 50 Hz. Consiste en la exposición de todo el cuerpo del animal a una corriente eléctrica que genere una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma y posiblemente una fibrilación o parada cardiaca mediante un baño de agua. Aunque también se usa en todas las situaciones, sin embargo, este método solo puede utilizarse para aves de corral.

Métodos de aturdimiento de gas

Este es el grupo mayoritario, con seis métodos, y quizá en él encontramos algunos de los más conocidos y de los considerados menos crueles con los animales por gran parte de la sociedad.

Tres de ellos utilizan el dióxido de carbono para aturdir a los animales; en concentraciones altas, en dos fases o asociado con gases inertes. En el primer caso, nos encontramos ante la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de dióxido de carbono superior al 40 %. Este método puede emplearse en fosas, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un método de aturdimiento simple en caso de sacrificio de cerdos. Se utiliza para cerdos (solo sacrificio), mustélidos, chinchillas, aves de corral (excepto patos y gansos). En el segundo caso, es solo para aves de corral, en todas las situaciones y consiste en la exposición sucesiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de hasta el 40 %, de dióxido de carbono seguida, una vez que los animales hayan perdido consciencia, de una concentración más elevada de dióxido de carbono. Por último, en el tercero de los casos, nos encontramos ante un método que podemos usar con cerdos y aves de corral para todas las situaciones, que consiste en la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de dióxido de carbono inferior a un 40 % asociado con gases inertes hasta llegar a la anoxia. El método puede emplearse en fosas, sacos, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un tipo de aturdimiento simple de los cerdos si la duración de la exposición a una concentración de dióxido de carbono no inferior al 30 % es menor de 7 minutos. En cuanto a las aves de corral, el aturdimiento es simple si la duración total de la exposición a una concentración de dióxido de carbono no inferior al 30 % es menor de 3 minutos.

Otro de los métodos de gas utilizado para cerdos y aves de corral, que también se usa en todas las situaciones, es el método de gases inertes, consistente en la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de gases inertes, como el argón o el nitrógeno hasta llegar a la anoxia. Este método puede emplearse en fosas, sacos, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un tipo de aturdimiento simple en caso de sacrificio de cerdos, y en el caso de aves de corral solo si la duración de la exposición a la anoxia es menor de 3 minutos.

Por último, nos encontramos ante los dos métodos que utilizan monóxido de carbono, el primero de ellos como fuente pura y el segundo, asociado a otros gases. Ambos se pueden utilizar para animales de peletería, aves de corral y cochinillos y en situaciones distintas del sacrificio. Lo que los diferencia es que la primera de ellas consiste en la exposición de animales conscientes a una mezcla de gases con un contenido de monóxido de carbono superior a un 4 % y el segundo en la exposición de animales conscientes a una mezcla de gases que contenga más de un 1 % de monóxido de carbono asociado a otros gases tóxicos.

Otros Métodos de aturdimiento

Por último, la inyección letal. Esta sí, por todos/as conocida. Produce la pérdida de consciencia y sensibilidad seguidas de la muerte inducida por la inyección de medicamentos veterinarios. Por desgracia, muchos lectores lo habréis vivido, como yo, con algún animal miembro de vuestra familia o de la familia de algún amigo cercano.

    3 Comentarios

  1. David
    9 agosto 2018
    Responder

    He llegado a su post buscando en Internet precisamente si se aplica un método que evite el sufrimiento de los animales destinados al consumo humano; hay una legislación que regula este aturdimiento previo al sacrificio, lo que no encuentro es la confirmación de que se aplique de forma generalizada y un efectivo seguimiento y control con sanciones en caso de ignorarlo.
    Una cosa es la legislación y otra, la realidad; ¿sabe usted si hay un control de seguimiento y aplicación de la ley en todos todos los mataderos?
    Saludos cordiales.

    David Andreu

    • 9 octubre 2018
      Responder

      Exacto David, una cosa es la legislación existente y otra es la realidad sobre la materia. Sé que hay auditorías, que las contempla la propia legislación, pero también sé que en muchos casos se hace la vista gorda y los propios ganaderas me han manifestado en algunas ocasiones que se les avisa del día y hora de la auditoría, por lo que aprovechan para tenerlo todo lo mejor posible y en cuanto el auditor se va, vuelven a sus incumplimientos habituales. No todas las granjas y similares, claro, pero suceder, sucede.

  2. ANTONIA
    23 junio 2019
    Responder

    TREMENDO,…..no tengo palabras para describir lo que me produce ver ciertas cosas,…….el HUMANO, es un ser cruel y la vida repugnante, no soy creyente ( obviamente ningún ser superior haría la vida tan terrible para unos seres que no se pueden defender),……soy vegana prácticamente, un saludo !!!

Deja Una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.